Transmisión de Poder Ejecutivo Federal, 1 de Diciembre

México se conformó como una República, adquirió Constitución Política, por ende se convirtió en un Estado de Derecho, es decir la nación se regiría basada en leyes que expresan las obligaciones y derechos para ciudadanos iguales y soberanos, quienes en su conjunto tienen el poder de elegir la manera en que se estructura políticamente su país y a las autoridades que los representan desde tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

Los tres poderes políticos, sirven para que ninguna persona o institución pueda tener el control del país. De esta manera, las decisiones se toman mediante el debate y participación de distintas fuerzas políticas, desde donde surgen nuestras autoridades que directa o indirectamente son elegidos libre, periódica y democráticamente por los ciudadanos

¿Que implica la transición de poder?

El supremo poder ejecutivo se deposita en una sola persona que se denomina Presidente de los estados unidos mexicanos. De acuerdo con la constitución está integrado por dos elementos: el Presidente de la República y el conjunto de órganos que con él elaboran y le están subordinados (secretarías y departamentos). El presidente de la república que representa a un poder superior el pueblo, se encarga de ejecutar la ley por eso se llama ejecutivo.

Esta función del presidente se manifiesta en la forma de la protesta que debe rendir ante el congreso de la unión al encargarse del poder: «Protesto guardar y hacer guardar la constitución política de los estados unidos mexicanos y las leyes que de ella emanen…» Su función principal es administrar los recursos públicos para invertirlos en el desarrollo social, político y económico del municipio, estado o país que representa,  diseñar, planificar y ejecutar el proyecto de un país con base en la constitución y las leyes mediante programas, acciones, planes y estrategias gubernamentales.

Actúa como un ente que dirige, coordina, planifica y ejecuta las acciones de gobierno. Sin embargo, no puede legislar ni administrar el sistema de justicia, ya que esto le corresponde al poder legislativo y al poder judicial respectivamente.

Ceremonia del cambio de poder

La ceremonia de Transmisión del Poder Ejecutivo Federal tiene lugar el  1 de Diciembre, cada seis años en el Palacio Legislativo de San Lázaro, Distrito Capital.  Esta fecha, determinada por las leyes federales y locales electorales, es un día feriado de descanso obligatorio, por ley no hay actividades laborales a menos que su trabajo lo requiera y debe cubrir un salario doble adicional al sueldo ordinario que corresponda.

La ceremonia consiste en el cambio de Presidente en la República, donde el presidente saliente deja el cargo entregando el mando  al presidente electo de las últimas  Elecciones Federales. Todo esto se realiza bajo la presencia  de representantes de los otros dos Poderes de la Unión, los Estados y el cuerpo diplomático acreditado en México, comienza muy temprano.

De acuerdo con lo señalado en el artículo 87 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, reunidos en el Salón de Sesiones del Recinto de San Lázaro, el Presidente electo recibirá la Banda Presidencial de manos del Presidente del Congreso de la Unión, una vez que el presidente saliente se despoje de ella y se la entregue al legislador. Acto seguido, el Presidente de la República presentará ante el Pleno del Congreso General la siguiente protesta:

“Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande.”

Siguiendo el protocolo se tomará la protesta al presidente entrante, se entonará el himno nacional y después vendrá el mensaje que dirigirá el nuevo presidente al país. Durante su mensaje tras tomar posesión anunciará la presentación formal de sus primeras iniciativas de ley al Poder Legislativo Federal, así como las primeras medidas que su gobierno tomará. Al concluir, se despedirá el ya expresidente y luego el Presidente.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, que es la sede del Poder Legislativo Federal, se darán cita los secretarios de Estado del gabinete saliente, así como las personas que han sido propuestas por el Presidente Electo para ocupar la titularidad de las 18 secretarías de Estado y la todavía Procuraduría General de la República.

Después de la ceremonia en San Lázaro el Presidente ofrecerá una recepción a los jefes de Estado y de Gobierno, representantes de organismos internacionales, jefes de misiones diplomáticas e invitados especiales que asistan a su toma de protesta. Finalmente, el presidente sale al balcón de Palacio Nacional para dar un mensaje a la nación.

En una unión de esfuerzos, diversas instituciones públicas del Estado mexicano se coordinarán para que el 1 de diciembre tenga lugar una ceremonia republicana y a la altura de la madurez democrática que ha demostrado el pueblo de México a lo largo de estos años.