Día de la Comunidad de Extremadura

Cuando se habla de Extremadura, se habla de tierra de naturaleza, de roca, de agua y de nieve, de historia, de arte y de literatura. Se habla de pobladores fuertes, luchadores que en la vida han construido fortalezas, han viajado más allá para llevar su gentilicio a todas partes. Se habla de una tierra que es contraste, es prehistoria, es ciencia y creencia, es cultura y tradición.

Es la historia de un pueblo amable curtido por la crudeza de la historia y pero a la vez alegre y generoso. Fiestas populares, verbenas, canciones y folclore muestran su cara más amable a todos aquellos que quieren conocer de cerca su amada Extremadura. Se habla de un pueblo vivo en constante progreso, industrioso por nacimiento y aventurero por tradición, sucesor de reyes, de artistas, de historiadores y escritores y a la vez cuna de científicos, deportistas, ingenieros, agricultores y empresarios que enaltecen aun más con su energía el nombre de esta hermosa tierra. Verde, blanco y negro, los colores nos recuerdan que su tierra ha sido y es la madre de grandes historias.

La orden de Alcántara, los pueblos que les cedieron palabras y arte. Colores que les dan esperanza para enfrentar los días venideros con orgullo como región y que les recuerda a todos los que hace mucho tuvieron que irse. Esos que se fueron y que sin los que ahora no serian lo que hoy día son y no tendrían lo que hoy día tienen. Colores que son el reflejo de su campo de primavera, la sutileza de su jara y la intensidad de su alma forjada en piedra, barro y mucha historia.

Contexto histórico

El Día de Extremadura se celebra el 8 de septiembre de cada año y es la festividad que da inicio a la celebración de la Comunidad Autónoma de Extremadura en España. Es una jornada festiva en toda la región extremeña según la ley 4/1985 de fecha del 3 de junio.

La primera celebración de la que se tiene  conocimiento se realizó en el año 1985 y cuyos actos de celebración se hicieron en la ciudad de Guadalupe, en donde se encuentra el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Este monasterio es por demás uno de los emblemas de la personalidad extremeña ya que se encuentra la iglesia de la virgen de Guadalupe, cuya coronación canónica como la patrona de Extremadura se realizó el 20 de marzo de 1907. Esta virgen de Guadalupe se le considera como La Reina de la Hispanidad y Excelsa Patrona de Extremadura por las importancias históricas y culturales que a través de  esta virgen adhieren a la comunidad extremeña con Iberoamérica.

A partir del año 1987 esta celebración se comenzó a hacer en la localidad cacereña de Trujillo, en donde ha habido una concurrencia de hasta 100 mil personas todos los años para participar en todos los actos folclóricos, culturales, deportivos y políticos. Es hasta 1993 que estos actos majestuosos se celebraron en Trujillo.

Celebraciones actuales

Con motivo de la celebración de la virgen de Guadalupe o lo que se conoce como el patronazgo regional, cada 8 de septiembre tienen lugar actos festivos y religiosos para celebrar esta fecha. Cada ayuntamiento coordina actos culturales, deportivos e  institucionales en sus municipios para celebrar esta fiesta regional.

Sin embargo algunas asociaciones, partidos políticos de izquierda y personalidades han manifestado su inconformidad con la fecha del 8 de septiembre y han elevado una propuesta para que el día de la comunidad autónoma se celebre el 25 de marzo en conmemoración y homenaje a la rebelión campesina extremeña del año 1936.

Muchas son las celebraciones del Día de Extremadura y una que resalta por su constancia anual es la que se realiza en Mérida con la entrega de las medallas de Extremadura a personalidades importantes que se han destacado durante el año. Este es un acto de los más importantes y emblemáticos de estas fechas.  De la misma manera se unen a esta celebración los municipios de Don Benito, Montijo, Guadalupe, Aldea Nueva del Camino, Barcarrota, entre otros los cuales realizan las tradicionales fiestas y celebraciones institucionales y populares. De la misma manera  se cuenta la tradicional noche de blanco, en Cáceres donde resalta el festival AMEX. En Mérida, llegan los musicales al Teatro Romano y en Villafranca de los Barros se celebra la fiesta de la vendimia y la famosa fiesta de interés turístico “La Vela”.

Entre los actos especiales para conmemorar el Día de Extremadura también se cuentan reconocimientos a importantes figuras de la sociedad tales como poetas, periodistas y personalidades que de alguna u otra manera han hecho aportes importantes a la sociedad extremeña. Cabe destacar igualmente que a lo largo de la semana de celebración en el marco del Día de Extremadura se hacen concursos, comidas populares, encuentros institucionales, obras de teatro, foros, encuentros musicales, conciertos, actos culturales, actos póstumos a personas fallecidas y misa solemne en la Basílica de Santa María de Guadalupe.

En otras localidades todas estas celebraciones tienen sus propias formas de celebración como desfiles y paseos a caballos en Monesterio. Comidas populares, conciertos y musicales en Cáceres. En Burguilos del Cerro se realizan conciertos y musicales, etc.

Reflexiones importantes

La celebración de El Día de Extremadura es una ocasión para que los extremeños puedan valorar y recordar su cultura. Es una excelente oportunidad para celebrar su gentilicio de una manera particularmente única y que recuerde su identidad extremeña para siempre mantenerla viva.

No solo se trata de celebraciones, sino se trata de tomar conciencia del acervo histórico de la región y lo que eso significa para sus pobladores. Mantener sus costumbres, valorar el pasado y vivir el presente de manera  auténtica. Los extremeños como gente amable y muy tradicionalista comparten sus tradiciones no solo entre ellos mismos sino también a todos aquellos que quieran acercarse a conocer de su cultura y tradiciones. Esas prácticas los ha hecho lo que son hoy día y  los mantienen como la comunidad conservadora y fantástica que es. Estas costumbres se conservan aun después de muchas generaciones y es la cultura de un pueblo cordial impregnado  por la grandeza de su historia la que trasciende más allá de sus fronteras para conservar este maravilloso ambiente cultural.