Día de Santa Rosa de Lima

Aunque su fiesta universal se celebra el día 23 de agosto, En Perú el día de Santa Rosa de Lima se celebra el 30 de Agosto, en el Perú y otros países. Es la Patrona del Perú, América y las Filipinas, También es la primera Americana en ser canonizada por la iglesia católica. La figura de Santa Rosa de Lima se mantiene en el corazón del pueblo peruano como un símbolo de integración nacional.

Es Patrona de institutos policiales y armados: Policía Nacional de la República del Perú y de las Fuerzas Armadas de Argentina, de América y de las Filipinas.

¿Cuándo se celebra la fiesta de Santa Rosa de Lima?

El papa Clemente X canonizó a Santa Rosa de Lima en 1671, cada 30 de agosto, los fieles devotos peruanos se visten de fiesta para rendirle homenaje a  Santa Rosa de Lima.

Aprovechando que es feriado en Perú, muchas personas acuden al Pozo de los Deseos, ubicado en el Santuario de Santa Rosa de la avenida Tacna, donde dejan sus cartas. Otros prefieren ir a Quives, un pueblito en la vía a Canta a 60 kilómetros de Lima. En ese lugar vivió Santa Rosa en sus primeros años.

¿Quién es Santa Rosa?

Santa Rosa de Lima fué una mujer extremadamente brillante y sensible, dedicada a la vida de oración y a la práctica de las virtudes de la caridad de la tolerancia.

La población de Lima tenía 50 años de fundada cuando nació Isabel Flores de Oliva, un 30 de Abril de 1586, cuando el virreinato del Marques de Montesclaros. El Perú vivía un temprano esplendor gracias a una enorme producción de plata, extraída de Potosí. Para aquel entonces, la plata de América impulsaba el crecimiento del comercio y la manufactura europea; continente que iniciaba su expansión gracias al sudor y la sangre del nuevo mundo. Ellos dejaban su vida trabajando como peones, de allí que Perú era la joya de la colonia española.

Es importante resaltar que para la Lima de aquel entonces la población existente estaba alrededor de 25000 habitantes de los cuales el 10% de la población era religiosa entre agustinos, franciscanos, dominicos, clérigos y monjas enclaustradas. Este dato hace referencia a la importancia que tenía la religión para aquellos tiempos. Lima fue considerada como una ciudad monasterio.

En un sector apartada de la ciudad de Lima, estaba ubicada la casa paterna de Isabel, del matrimonio Flores de Oliva, nacieron 13 hijos, de los cuales ella era la cuarta hija, y dicha propiedad fue comprada con una barra de plata que fue obsequiada por la madre de la novia, o sea la abuela materna de Isabel, Su padre era Gaspar Flores, un soldado del ejército español, específicamente un modesto arcabucero de la guardia, y su madre María de Oliva una criolla limeña. Isabel heredo este nombre en homenaje a su abuela materna que se llamaba Isabel de Herrera.

A los pocos meses una criada india se acercó a la cuna donde se encontraba la pequeña niña, al destapar el velo de su cunita para ver si estaba despierta, Esta criada quedó sorprendida por el rojizo de sus mejillas y de la belleza de su cara; entonces llamo a las otras criadas y todas se quedaron admirando esta criatura tan hermosa, al llamar a la madre de Isabel y ver tan bella como dormía su bebita, entonces la criada exclamo que tal belleza solo podría ser comparada con la belleza de una rosa, desde ese entonces la madre decidió llamarla Rosa, y para ese momento el nombre rosa solo era floral, descriptivo para las rosas. Este cambio de nombre disgustó a su abuela, por muchos años.

A los cinco años Rosa comenzó su vida espiritual, hizo votos de castidad alejándose de todo lo que para ese momento era vanidad del mundo, y a esa edad sufrió su primera enfermedad “la Tiña”, tenía parte de su cuero cabelludo en carne viva y se visualizaban costras. En medio de este sufrimiento, esta pequeña niña imploraba al señor que le diese más y más dolores y paciencia con ellos. También se conoce que hacía mucha abstinencia, sin que su madre se enterara de ello, sus ayunos eran a pan y agua.

Su madre siempre enalteció su belleza, adornando sus cabellos con rosas, teñía sus cabellos, vestidos bastantes decorados, pero Rosa siempre trato de no molestar a su madre, y obedecer sus mandatos, aunque no compartía tal exaltación de su belleza.  Incluso se dice que Rosa fue excelente costurera y con lo que ganaba ayudaba a sus padres y hermanos.

En 1596 el padre de Rosa es nombrado Administrador de un obraje donde se refinaba plata, en Santa Rosa de Quives, entonces toda la familia viaja a esta zona, justamente a 60 kilómetros de Lima, a medio camino en Canta y Lima. Allí Santa Rosa conoce la población indígena y sus trabajos y se integra e identifica con ese sufrimiento y allí obtiene su sagrado sacramento de la confirmación. Y es a partir de este momento donde Santa Rosa se comienza sus mortificaciones con una diadema o corona de espinas que ella misma fabricó, para emular el sufrimiento de cristo.

Santa Rosa además de excelente costurera, también fue excelente cocinera, aunque realizaba ayunos diarios, además de visitar la iglesia todos los días, donde se hincaba de rodillas y permanecía horas así, según uno de sus hermanos que siempre le acompañaba, también tocaba el violín, y su cama estaba construida por ella y una de las criadas, la cual estaba construida de troncos entrelazados por sogas, su almohada era otro tronco, Santa Rosa, siempre mantenía la flagelación como un medio para la purificación. Siempre estuvo entregada a la caridad, Además ella tuvo una buena educación, cosa que para la época era un privilegio, gracias a ello obtuvo una profunda formación espiritual.

Ella era una mujer que siempre demostraba su gran amor por Cristo. Decidió llevar un voto de castidad aun consciente de su belleza, Rosa se restregaba la piel con pimienta para desfigurarse; en una oportunidad, su madre  puso una corona de flores en la cabeza para lucirla ante unas visitas. Pero, la joven se clavó una de las horquillas o espinas para hacer penitencia por esa vanidad, en otra oportunidad, una mujer destacó la suavidad de sus manos. Inmediatamente Isabel se talló las manos con barro.

Sus padres intentaron casarla, pero ella defendió su vocación. El 10 de agosto de 1606 ingresó como Terciaria en la Orden de Santo Domingo, imitando a Santa Catalina de Siena, su maestra espiritual. Entre las labores que realizaba Rosa era atender a los enfermos y esclavos. En la gran mayoría de días, estaba acompañada por San Martín de Porres. Ambos santos fueron amigos.

Santa Rosa sufrió la persecución, burla de sus amigos y familiares durante muchos años. Esta situación le causaba una profunda desolación espiritual.

Santa Rosa de Lima murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años de edad. Durante su entierro, cientos de personas se despidieron de ella. Entre los asistentes se encontraban altas autoridades eclesiásticas y políticas.

Proceso de su canonización

Santa Rosa fue laica, específicamente Terciaria en la Orden de Santo Domingo, vestía con túnica blanca y manto negro, llevando una vida consagrada a Dios pero en su propia casa. Durante toda su vida buscó imitar a la más famosa terciaria dominica, Santa Catalina de Siena, a quien consideraba su «madre» espiritual.

Con menos de 50 años después de su muerte, fue declarada santa de la Iglesia Católica. Durante la ceremonia organizada en su honor tras su fallecimiento fue aclamada por el pueblo entero e hicieron que a los ocho días se abriera el proceso de canonización. El Cabildo envió una carta al Papa Urbano VIII y el virrey hizo lo propio a la Corona de España. Antes de ser canonizada en 1671, fue proclamada Patrona del Perú en 1669, del Nuevo Mundo y de Filipinas en 1670. Solo en Perú hay más de 72 pueblos con su nombre.

Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671 y se convirtió en la primera Santa de América.

«Probablemente no ha habido en América un misionero que con sus predicaciones haya logrado más conversiones que las que Rosa de Lima obtuvo con su oración y sus mortificaciones«, dijo el Papa Inocencio IX al referirse a ella.