Día de la Independencia de Costa Rica

A principios del siglo XIX Costa Rica antes que fuese independizada era territorio español y Guatemala fue un centro de gobierno local. Durante el mes de septiembre de 1821 la Capitanía General de Guatemala decide independizarse del gobierno español declarando al mismo tiempo la independencia de Costa Rica.

No obstante, fue el 13 de octubre de 1821 que llegaron a la ciudad de Cartago los duplicados de las actas de independencia de Guatemala y del acta de León de Nicaragua, las cual se conoce como Acta de los Nublados.

Una vez que se recibió el Acta de Independencia se realizó una reunión general de Ayuntamientos de la Provincia, donde se decidió independizar al territorio de Costa Rica de la Confederación General de Guatemala, para que de esta manera pasara a ser un Estado. Este acto se consumó el 29 de octubre de 1821 en la ciudad de Cartago, la cual era su capital en aquellos días. Fue por conducto del señor Juan Manuel De Cañas el cual ocupaba el cargo de Gobernador quien nombró a Juan Mora Fernández como Jefe de Estado.

Transcendencia Histórica de la Independencia de Costa Rica

También conocida como el Acta de Cartago, es de un gran valor histórico porque es allí donde se manifiesta de manera libre la voluntad de los pobladores costarricenses de formarse como un estado independiente, con autonomía propia y forjador de su propio destino. Es entonces, cuando pasa de ser un estado sometido por el dominio español a tener un gobierno libre e independiente. De esta manera es como la declaratoria de independencia de España es firmada en Guatemala el 15 de septiembre de 1821.

Durante la madrugada del 15 de septiembre de 1821, el pueblo en pleno se dio cita con faroles y lámparas. Entre convocatorias y presiones dieron tiempo a la decisión de la Diputación de la Provincia de Guatemala, cuyo desenlace ese día fue la deseada firma del acta de independencia por parte de los patricios. Pocas horas más tarde la declaración de la emancipación de España los pobladores guatemaltecos la celebraban vitoreando al unísono “Viva la Libertad”, “Viva la Patria”.

Desde ese momento, año tras año los pueblos centroamericanos adornaron sus casas con faroles en conmemoración de las festividades patrias y el recordatorio de la gesta de María Dolores Bedoya y el pueblo de Guatemala.

Estas decoraciones con faroles se conservaron por años como una costumbre pero sería hasta finales del siglo XIX que los desfiles suplantarían a esta tradición y tomarían más popularidad. Es así como las marchas con faroles dan emoción a la velada para aclamar la víspera del Día de la Independencia de Costa Rica.

Ya para mediados del siglo XX eran los mismos pobladores quienes coordinaban los mismos desfiles con recorridos alumbrados por la luz de velas y repletos de los colores patrios.  Hasta el momento no existía algo más que animara a los costarricenses a salir a las calles y celebrar la independencia.

Desfiles y la Antorcha de la Libertad

Después de la revolución del 48, los precursores de la Segunda República dieron especial cuidado al rescate de los valores patrios con especial atención al desfile de los faroles. Animaron a las colectividades para que anualmente salieran por sus vecindarios con faroles a festejar un nuevo aniversario de libertad y admiración por su patria, confiriendo premios a las mejores creaciones. Los encargados de celebrar las actividades eran profesores y maestros de instituciones educativas de todo el país. Esta original decisión se remonta al año 1915 cuando el entonces presidente de Costa Rica Alfredo González Flores, comenzó a mermar la cantidad de militares que participaban en los diferentes actos del 15 de septiembre y los sustituyó por escolares.

Años más tarde en 1953, se delegó la responsabilidad a Manuel Ureña, Director General de Escuelas de San José, quien puso atención a estas conmemoraciones y lo oficializó para todas las escuelas. Es entonces, como el 14 de septiembre se festeja el Desfile de los Faroles a partir de las 6 de la tarde y es así como se oficializa el desfile con faroles todos los años para conmemorar el Día de la Independencia de Costa Rica.

Sin embargo, para hacer de esta celebración algo más especial en el año 1964, el costarricense Alfredo Cruz Bolaños creó simbolizar con fuego la lucha por la emancipación de los héroes patrios. Así es como nace La Antorcha de La Libertad. Esta tradición consistía en pasar de pueblo en pueblo con la antorcha desde Guatemala a Costa Rica con la finalidad de despertar el sentimiento patrio. Alfredo Cruz propuso que delegados de cada país pasaran el fuego de la libertad por cada pueblo de cada país que consiguieran en su recorrido. Entonces, el 14 de septiembre de 2005 se declara la Antorcha de la Libertad como un símbolo patrio y hoy por hoy en una maravillosa tradición de la libertad de Centroamérica.

En la actualidad la imagen de Costa Rica como nación pacificadora culminó definiendo los actuales desfiles que se han convertido en una verdadera festividad estudiantil y que se celebran actualmente. Miles de estudiantes de las diferentes escuelas y colegios del país desfilan por las calles para recordar el grito de emancipación costarricense.

conmemoración del día de la Independencia de Costa Rica

El Día de la Independencia de Costa Rica se celebra con mucha alegría y con el buen humor característico de la población tica. Entre los actos protocolares se encuentra la izada de la bandera, desfiles, el canto del himno nacional, entre otras actividades. La noticia de la independencia se hizo saber en Costa Rica un mes después de la declaración de independencia producida  en Guatemala, por lo que en la actualidad hay un proyecto que propone colocar la fecha de la independencia para el 29 de octubre, día cuando llegó la noticia a suelo costarricense.

A pesar de ser el día 15 de septiembre, el día de la independencia, las festividades comienzan el día anterior, con actos conmemorativos entre los que cuentan el paseo de la ya nombrada Antorcha de la Libertad a lo largo y ancho del país hasta legar a la ciudad de Cartago y el Desfile de Faroles. En este último los niños van vestidos de trajes tradicionales y hacen actos cívicos en sus diferentes centros educativos.

Así mismo, los centros comerciales y lugares de interés público se unen a la celebración donde en forma gratuita se ofrecen a los asistentes espectáculos folklóricos y mucho más.