¿Qué se celebra el día de los Caídos en Guerra en Estados Unidos?

El Día Conmemorativo a los Caídos o Día en Memoria de los Caídos corresponde al último lunes de mayo, día importante elegido por Estados Unidos para rendir homenaje a todos aquellos que han muerto como servidores de la patria, durante contiendas bélicas.

Es un reconocimiento muy propio y particular de ese país para recordar y agradecer, sin hacer distingo de escalafones ni tipo de servicio que prestaban,  la entrega de esas personas por el bien del país.

La razón de ser de dedicar un día especial a quienes fallecieron en guerras, es la afirmación que la patria jamás debe olvidar la valentía de las mujeres y los hombres que defendieron, defienden y defenderán la libertad, la justicia y la paz. Ese día el Estado reafirma su compromiso de siempre apoyar a todos a quienes les corresponde ser partícipes activos en actividades de guerras, garantizándoles los recursos indispensables para cumplir su misión, especialmente los requerimientos de protección y seguridad. De igual forma es fecha propicia para reafirmar la obligación de no abandonar la búsqueda de desaparecidos y de prisioneros de guerra.

Dada la importancia de la festividad, esta ha sido incluida entre las festividades de tipo federal o nacional, para que todos los integrantes del país tengan presente el valor de los ciudadanos estadounidenses que ofrendaron su vida defendiendo al país.

Celebración del día de los caídos

Es un día feriado en todo el país, ocasión en la cual, generalmente, el presidente de la nación ofrece un discurso en el cual se tiene presente el trabajo de las tropas y de los civiles caídos en batallas, para honrar de esa forma a los estadounidenses fallecidos en combate.

Se acostumbra realizar actividades que involucren a la mayor parte de la población; entre estas destaca las conocidas “Quinientas millas de Indianápolis”, evento deportivo popular, de gran aceptación y con reconocimiento mundial, que se realiza el domingo anterior al feriado del lunes.

Ese día se hacen visitas particulares a las tumbas de familiares y amigos; mientras que en algunas regiones se hacen ceremonias oficiales en los panteones, como es el caso de la visita al Cementerio Nacional de Arlington en el estado de Virginia.

A pesar que es un día festivo federal que tiene alcance nacional, algunos estados dedican además un día adicional para conmemorar a los hijos de esas regiones, fallecidos en guerra. Entre esos están Texas que lo hace el 19 de enero; Alabama, Florida, Georgia y Mississippi hacen la conmemoración el 26 de abril; Carolina del Sur les dedica el 10 de mayo; mientras que Luisiana y Tennessee escogieron el 3 de junio para ese fin.

Algunos datos precedentes

Se dice que fue el General John Logan quien en 1868 propulsó la idea que se dedicara un día a rendir homenaje a los caídos en guerra, propuesta que se hizo realidad  por primera vez el 30 de mayo de ese mismo año.

Sin embargo, desconociéndose la fecha exacta cuando se inició este reconocimiento y dando como un hecho que Waterloo (Nueva York) fue el lugar donde a partir del 5 de mayo de 1866, regularmente todos los años se hacia el recordatorio y llevaban banderas y flores a la tumba de los soldados, el Gobierno estadounidense declaró a Waterloo, el sitio oficial donde se originó el Día de los Caídos.

En un principio se rendía homenaje a los soldados muertos durante la Guerra Civil de Estados Unidos, pero una vez terminada la Primera Guerra Mundial, el reconocimiento se extendió para todos combatientes estadounidenses muertos en guerras en las que el país haya participado, lo que se hizo oficial por disposición del presidente Lyndon Johnson.

Cuando en 1971, fue aprobada el Acta Nacional de Feriados por parte del Congreso de  Estados Unidos, se aprobó que fuese el último lunes de mayo, el día conmemorativo a los caídos, de manera que pudiese dedicar tres días seguidos de duelo.

Particularidades de la celebración

Uno de los conflictos que, a través de la historia de ese país, ha producido más bajas fue la guerra civil, en la cual se refiere que murieron 620.000 ciudadanos.

La participación y valentía de los soldados fallecidos en distintos combates son recordadas en programas especiales que se llevan a cabo en iglesias, cementerios y lugares públicos.

A través de los tiempos se han ido incorporando Proclamas Presidenciales relativas a la celebración de ese día, posiblemente para dar mayor énfasis a la importancia que tiene para la ciudadanía, la pérdida de vidas de personas que lucharon por su patria. Una de esas proclamas insta al pueblo a entrar en oración, de manera conjunta, a las 11 de la mañana de ese día.

Es famosa también el “Acta Nacional del momento del recuerdo”, firmada por el presidente Bill Clinton en diciembre de 2000, a través de la cual declara a las 3 de la tarde del Día de los Caídos, como el momento nacional del recuerdo y se exhorta a la gente a dedicar a esa hora una oración o un pensamiento especial en honor a los caídos.

Se establece que desde el amanecer de ese día la bandera nacional debe ser izada a media asta en todos los edificios oficiales con énfasis en las bases militares, así como en los edificios públicos y en los hogares, tanto en todo el territorio de la Unión como en aquellos que estén bajo jurisdicción de esa nación. Esto también está regido por una proclama presidencial.

Realces adicionales para la festividad

En el ambiente militar de Estados Unidos es muy conocido el poema “Campo de amapolas” escrito por Jhon McCrae, en el que figurativamente llamaba a celebrar las amapolas rojas que crecen en los lugares donde el valor de los soldados quedó demostrado y que el color de dicha flores simbolizan que la sangre vertida por ellos, nunca muere.

Inspirada en este mensaje poético, la humanista Moina Michael tuvo la idea, y la puso en práctica, de llevar ese día, amapolas roja a las tumbas de los caídos, costumbre que se ha propagado y mantenido hasta hoy y que ha sido imitada en otros países, como es el caso de Francia.

En resumen, se puede afirmar que el Día de los Caídos es una de las celebraciones más sentidas y enaltecidas en Estados Unidos como expresión de su nacionalismo y del respeto que merecen los que luchan por ese país.

Una de las manifestaciones de reconocimiento es la celebración de desfiles en todas las ciudades y aún en pequeños poblados; en esos desfiles es importante la participación de militares activos y de integrantes de agrupaciones de veteranos, Entre los desfiles más famosos destacan los de Washington, Nueva York y Chicago.