Día de la Comunidad de Madrid

El Día de la Comunidad de Madrid se celebra el día 2 de mayo de cada año y es una fiesta regional muy memorable para todos los madrileños. Con esta fecha se conmemora el levantamiento del 2 de mayo de 1808 en el que Madrid se sublevó en armas rebelándose en contra de la invasión francesa de España. En esta contienda se expulsó al ejército francés el cual había tomado una buena parte de la península ibérica. Este acontecimiento se considera el primero de la guerra de independencia española.

Actividades conmemorativas del 2 de mayo

En la actualidad esta celebración incluye una ofrenda floral a todos los héroes del 2 de mayo en el camposanto de la Florida. Igualmente se realiza un desfile en la puerta de Solcon. También se coloca una corona de flores frente a las placas en agradecimiento póstumo a lo que lidiaron el 2 de mayo de 1808. De la misma forma se rinde un homenaje a los que ayudaron a las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004. Por último se hace la entrega de distinciones de la orden del 2 de mayo y la medalla de la comunidad de Madrid en la sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid.

En el año 1908 se realizaron actos conmemorativos especiales presididos por el Rey Alfonso XIII en ocasión al centenario del levantamiento. En las fiestas del 2 de mayo del 2008 también se celebraron diversos actos culturales en la ocasión del bicentenario del levantamiento.

En cuanto a las tradiciones y fiestas del Día de la Comunidad de Madrid que tienen mayor interés turístico, cultural y sociológico se encuentran aquellas relacionadas con los actos taurinos y religiosos. Entre los actos taurinos destaca los encierros de San Sebastián de los Reyes y la Feria de Chichón, los cuales son de los más antiguos de la comunidad autónoma. Por otra parte, entre en los festejos de carácter religioso destaca la Romería de La Virgen de Gracia en San Lorenzo de El Escorial y la Embarcación de la Virgen en Fuentidueña de Tajo. Ambas celebraciones tanto las taurinas como las religiosas sus orígenes se remontan al siglo XVI.

En el transcurrir del siglo XX ciertas poblaciones madrileñas han celebrado con actos festivos y culturales esta fecha. Actos con un marcado componente histórico o literario han engalanado estas festividades dando lugar al enriquecimiento cultural de la ocasión.

Un poco de historia

Es importante saber de que está constituido el pasado para comprender un poco mejor el presente. Si bien el Día de la Comunidad de Madrid es un día para festejar la emancipación de nuestras tierras del dominio francés no es menos importante saber de dónde se formó nuestra provincia ahora después de muchos años de autonomía.

La Comunidad de Madrid como tal es relativamente reciente. Esta provincia se forma administrativamente durante el siglo XIX y a finales del siglo XX se constituye como una comunidad autónoma. Sin embargo, existen algunos hechos anteriores que tomaron parte decisiva para la transformación del actual perfil de la región tales como:

  • La presencia de asentamientos humanos de una preponderante escala y distensión en su geografía.
  • La aparición del Complutum (asentamiento de la península ibérica) en el periodo romano. Igualmente su posterior decadencia en la era visigoda, lo que conlleva a una ruralización del territorio y a su dependencia a la capital del reino.
  • El carácter que alcanza el territorio madrileño durante la época andalusí y el papel determinante de Madrid en la defensa de Toledo.
  • La conformación del concejo de la Tierra de Madrid durante la reconquista.
  • El nombramiento de la Villa de Madrid como capital en el transcurso del Renacimiento y la expansión metropolitana del siglo XX, que resulta vital para la alineación de la comunidad autónoma que es hoy día.

Entre todos estos acontecimientos la relevancia de la capital se distingue como el de mayor valor real. Durante el siglo XVI el Rey Felipe I sitúa la capital de sus dominios en la Villa de Madrid en el año 1561. Es entonces cuando surgen los primeros bríos para pronunciar una región en torno a la corte. De esta manera de pondría punto final a la disgregación territorial de las zonas cercanas. Hasta ese momento  las tierras comprendidas entre las sierras de Somosierra, Guadarrama y el río Tajo estaban ligadas de manera diseminada a varias jurisdicciones sin una definitiva medida de continuidad territorial.

A la comarca de Guadalajara, le pertenecían los partidos de Buitrago de Lozoya y de Colmenar Viejo, así como también el señorío del Real de Manzanares, el cual coincidía con una buena parte de la actual Sierra de Guadarrama. La comarca de Segovia extendía sus dominios al oeste y al norte de la actual Madrid mientras que por su parte Toledo se asentaba en el este.

Datos concluyentes

Esta disgregación territorial que es producto de la reconquista y el subsiguiente proceso de repoblación, se corrige de manera parcial en los siglos XVI y XVII. Con la capitalidad, se instituye un sello de subordinación económica a los territorios circunvecinos a la Villa de Madrid, que a decir verdad iba más allá de los actuales límites de la comunidad de Madrid. Sin embargo hasta ese momento se estaba muy lejos de un auténtico escenario administrativo.

Ya para el siglo XIX luego de algunos intentos de reorganización de sus territorios en el siglo XVIII Madrid ve la luz. La reforma promovida por Javier de Burgos con la que  entra en vigencia la actual división provincial de España es cristalizada. Es entonces, cuando la recién organizada provincia de Madrid se une en la región de Castilla La Nueva a Guadalajara, Ciudad Real, Toledo y Cuenca.

El salto de provincia a comunidad autónoma se origina muchos años después, ya para finales del siglo XX con la entrada en vigor del Estado de las Autonomías.

Estos hechos hacen de la Comunidad de Madrid un bastión histórico y abre la posibilidad de recordar y conmemorar estas fechas tan especiales. Estamos hechos de historia y recordar nuestro pasado nos compromete a honrar estos acontecimientos para así valorar lo que tenemos como madrileños hoy día y lo que esto representa.